¿Deberíamos cambiar el horario en España?

El próximo fin de semana tenemos que atrasar 1 hora nuestros relojes. El cambio de horario en España es siempre una fuente de debate porque no tenemos muy claro si el país está en el huso horario que le corresponde. Además, hace poco ha sido noticia en Europa a partir de los resultados de la consulta pública de la Comisión Europea, en la que el 80% de los participantes se han mostrado partidarios de eliminar el cambio de horario, aunque de salir adelante no entraría en vigor entre 2020 y 2021.

Un huso horario es cada una de las veinticuatro áreas terrestres formadas por los meridianos, que son las líneas imaginarias que recorren el planeta de norte a sur. Los horarios se acuerdan entre los países y tienen su origen en el desarrollo del ferrocarril: era imprescindible que cada territorio tuviera una misma hora para evitar el caos con las salidas y las llegadas de los trenes.

España aplicó por decisión política un cambio horario durante la Segunda Guerra Mundial, sumando una hora conforme a la referencia de Alemania. Reino Unido y Francia también cambiaron su huso para coordinar los frentes y ahorrar energía. Tras la guerra, los británicos volvieron al horario de su meridiano y España se alineó con Francia para tener una hora continental. El problema es que España está dividida por el meridiano de Greenwich y, en consecuencia, pertenece a dos áreas diferentes: el de Inglaterra y el de Alemania. ¿Deberíamos pedir un cambio horario en España y ajustarnos a la geografía del planeta o permanecer como estamos? Ahora vamos a ver los pros y los contra de esto.

¿Qué ventajas tendríamos si tuviéramos una hora menos que la actual?

  • El sol saldría una hora antes para nuestro reloj, adelantando nuestras rutinas. Comeríamos cuando nos corresponde y los trabajadores podrían intentar deshacerse de la jornada partida con más argumentos ante las empresas. Esto aumentaría la calidad de vida y dejaría más tiempo libre.
  • Cambiar la hora al huso que nos corresponde ajustaría nuestro ritmo de vida a la naturaleza. La luz y la oscuridad determinan nuestros estados anímicos y fisiológicos.
  • Un horario más acorde con la realidad astronómica nos permitiría dormir con más calidad y estar más descansados. España es uno de los países con peor calidad del sueño, según la Sociedad Española del Sueño (SES). La mayoría de los españoles reconoce que dormir de 7 a 9 horas es lo recomendable, pero solo el 30% de la población admite dormir esa cantidad entre semana.

¿Qué desventajas tendría si tuviéramos una hora menos que la actual?

  • Diríamos adiós a las largas tardes de verano.
  • Los comercios, la hostelería y el turismo se benefician de tener más horas de luz por la tarde, que es cuando disfrutamos de nuestro tiempo libre. Un cambio podría perjudicar a los negocios con una menor demanda, ya que anochecería antes.
  • Entre Galicia y Baleares a veces hay hasta una hora y media de diferencia entre la salida y la puesta de sol. Y Canarias está en un horario diferente. Mantener la situación no alteraría las relaciones comerciales entre las regiones.

Según los expertos, el horario que debería seguir España es el horario de verano de Londres, es decir, el horario veraniego, pero con hora británica, además apuntan que no supondría un cambio tan brusco, sino de hacer cambios poco a poco como adelantar la cenar, las actividades extraescolares o el horario de la salida de las oficinas.

Mensajes recientes

Deja un comentario